Uganda y Ruanda por libre (9): las verdes colinas del Bwindi Impenetrable Forest

El verde intenso, omnipresente y envolvente para el visitante que caracteriza el paisaje de Uganda, y que le valió en parte al país el título de “La Perla de África” –palabra de Sir Winston Churchill en 1908 –, emerge con todo su esplendor y magnificencia alrededor del Bwindi Impenetrable Forest mientras nos acercamos o nos alejamos de la entrada del parque nacional famoso por sus residentes más ilustres: los gorilas de montaña.

John y yo admiramos desde el Toyota Rav4 las interminables colinas de cultivos -té, cassava, Irish patatoes…- mientras serpenteamos, subiendo o bajando, por esta estrecha carretera sin asfaltar en dirección sur, a Kabale. A ambos lados caminan niños uniformados de vuelta de la escuela, campesinos, mujeres… todo ellos muy habituados a este paisaje de grandes desniveles en los que hay que resistir largas caminatas desde casa, que suele quedar por algún lugar en medio de un valle.

De repente, el motor de nuestro 4×4 se queja de nuevo -es la edad- y pide urgentemente una buena hidratación mientras empieza a echar un humo inquietante, clavado en mitad de una subida. Llamamos la atención de los niños de la zona. Se para una chica con su largo fajo de hojas en la cabeza y poco después baja un hombre con su vaca que me regala un contraste ciertamente gracioso: en este rincón perdido de la Uganda más rural aparece vestido con traje… quizás porque para ir a la ciudad (a vender la vaca, quizás) hay que ir elegante.

Y al poco rato, la sorpresa. John le pregunta a un chico dónde podríamos conseguir agua y éste… se lanza colina abajo, sin mediar palabra, por el estrecho camino que lleva zigzageante hacia unas casas lejanas, para volver en un plis plas con el precioso bálsamo para nuestro vehiculo renqueante. Zuuuum…. En pocos minutos lo vemos desde lo alto del camino subiendo entre los cultivos con un bidón amarillo en la cabeza, y a paso más que ligero. Más rápido de lo que iría yo sin carga alguna.

Un chico nos trae agua para nuestro coche

Cuando alcanza de nuevo la cuneta, sudando pero fuerte, y veo que quizás habrá 15 o 20 litros en el bidón, nos quedamos sin palabras… Impresionante. Dudamos cómo pagarle este gran favor (¿regalo? ¿dinero?, siempre queda la duda de si haces lo correcto o sentarás un mal precedente) y optamos por darle unos shillings generosos para su familia y decirle de corazón un “God bless you and your family”.

Si la gente de Uganda me ha cautivado desde mi llegada por su carácter sereno, amigable, abierto y siempre solícito y generoso, me da la sensación que en el paraíso natural de Bwindi todas las virtudes ugandesas crecen exponencialmente.

La apabullante biodiversidad de Bwindi

Para acompañar las fotografías que cuelgo en este post, con el grato recuerdo de unas de las vistas que más he disfrutado en Uganda, añadiré algunos datos ilustrativos de la apabullante biodiversidad de este parque nacional que se extiende hasta más de 330 km².

Ello se debe a que el Bwindi National Park extiende sus laderas en una amplia franja altitudinal, es decir, que sus hábitats se han desarrollado entre los 1.160 metros de su “lowland forest” (bosque de tierras bajas) y una vegetación de monte africano por encima de los 2.600 metros: un espectro de 1.440 metros de variación.

Pero es que, además, el bosque de Bwindi (que significa precisamente “impenetrable” en lengua Rukiga) es uno de los bosques más antiguos en África: más de 25 mil años. Muchos más que la mayoría, creados a partir de 12 mil años atrás, esto es, posteriores a la desaparición que sufrieron con el final de la Edad del Hielo (hace 12.000-18.000 años).

Su longeva densidad explica que albergue hasta 120 variedades de mamíferos (incluidos 10 primates), 51 reptiles, 200 árboles, 310 especies de mariposa, 88 de polillas… Sin olvidar las aves como turacos y hornbills: 350 especies, entre ellas 7 consideradas en riesgo de extinción según la IUCN red data (que elabora una lista de especies amenazadas en el planeta). Buena parte de la fauna endémica propia del  Albertine Rift se encuentra aquí, lo que significa que no puede verse en ningún otro rincón de África.

Los habitantes de esta zona son los Mos’ y Bafumbira, con pequeñas comunidades de Batwa (o Twa, llamados comúnmente ‘pigmeos’). En este interesante vídeo explican quiénes son y se puede disfrutar de sus danzas y su célebre, preciosa polifonía vocal que encontramos también en otros ‘pigmeos’ como los Baka de Camerún y República Centroafricana. En unas entrevistas lamentan cómo se han visto expulsados de su bosque y forzados a abandonar su modo de vida tradicional para tener que trabajar para otros, a menudo a cambio sólo de comida.

La Bwindi Impenetrable Forest Reserve fue creada en 1942 y renovada posteriormente para dar lugar en 1992 al Bwindi Impenetrable National Park, que dos años más tarde obtuvo la calificación de Patrimonio de la Humanidad.

Datos útiles:

Ruta terrestre Bwindi-Lake Bunyonyi: Entre 1’30 y 2 horas lleva la espectacular ruta entre la zona de Ruhija (Bwindi Forest) y Kabale, la capital del distrito, desde donde se alcanza fácilmente el lago Bunyoni por carretera.

Parada en Kihihi: Para el trayecto a Bwindi viniendo desde el Queen Elizabeth National Park (QENP) recomiendo parada en la pequeña pero agradable localidad de Kihihi. A no ser que se pueda uno permtir un precioso lodge con piscina cerca del parque como el Savannah (130 $ media pensión por persona, precio que me dieron en su recepción), recomiendo el sencillo (pero para mí suficiente para una noche) Suba Motel en Kihihi, donde el afable ugandés Vincent  Muherwe (que lucha por mantener a flote este funcional hotelito con precios super asequibles) te ofrece una pequeña habitación con ventilador por 70.000 UGX (unos 16 €) con desayuno. Sumado a la copiosa cena casera que me zampé con gusto a la llegada (nkombe, una especie de gachas ugandesas de mijo, sorgo y mandioca mezclados) me gasté en total algo menos de 20 euros…

(NOTA: los alojamientos sugeridos en esta web no están esponsorizados y se basan en la experiencia y particular gusto -siempre discutible- del autor)

© Texto y fotos de Carles Cascón, 2018

Gracias por compartir los posts con enlaces o citando al autor. Thanks for sharing this blog by using links!

Warning: please ask permission for publishing in print or digital media.

 

Publicado en África, Uganda | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , | 2 comentarios